Aprende 23 Maneras De Poner Al Cerebro En Su Lugar Y Así Lograr Dominar Las Emociones

El cerebro es un órgano sumamente complejo, pues allí convergen tantas cosas relacionadas a nuestro comportamiento, personalidad y actitudes, que simplemente no podemos definir por qué a veces reaccionamos de una manera y otras veces de otra.

Asimismo, nuestro cerebro es la base de datos de nosotros, allí almacenamos recuerdos, conocimiento y demás información que consideramos importante.

Además, no olvidemos que también existe un subconsciente que opera mientras estamos dormidos y también en otras ocasiones de nuestra vida.

Esto demuestra que es un órgano realmente complejo y fascinantes gracias a todo lo que tiene que ver con su desempeño. Pero, en este caso nos enfocaremos en el aspecto de las emociones.

Si bien, debido a diferentes factores podemos sentirnos de una forma en específica, hay días donde estamos felices y podemos pasar a estar molestos o triste de acuerdo a lo que pase, esto es normal y no tiene nada de malo, pero ¿Qué ocurre cuando las emociones controlan nuestras acciones?

De esta manera puedes controlar y liberar tus emociones

Todos sabemos que no debemos mezclar las emociones con ciertos aspectos de nuestra vida, como lo laboral, por ejemplo. De este modo, podemos decir que está muy mal que debido a que estamos tristes, descuidemos o actuemos de forma negativa en nuestro trabajo.

Sin embargo, es bastante normal que la gente no controle las emociones, y al final termine obrando según como se sienta, bien sea feliz, molesto, estresado, deprimido o desesperado.

Lo importante aquí y lo que debemos destacar es que existen métodos que nos permiten controlar las emociones, lo cual es útil para evitar que estas nos hagan hacer o decir algo fuera de lugar solo porque nos dejamos llevar.

Hay muchos métodos para controlar nuestras emociones. Seguramente alguna vez has oído quien dice que hay que respirar y contar hasta diez antes de actuar estando enojados. Pero, en este caso tenemos otros métodos:

Cuando estés cansado, dibuja flores.

Cuando estés enojado, dibuja líneas.

Cuando te duele algo, esculpe.

Cuando estés aburrido, colorea una hoja con diferentes tonos.

Cuando estés triste, dibuja un arcoíris.

Cuando tengas miedo, teje macramé o elabora aplicaciones de telas.

Cuando te sientas angustiado, haz una muñeca de trapo.

Cuando estés indignado, rompe el papel en pedazos pequeños.

Cuando estés preocupado, practica origami.

Cuando estés tenso, dibuja patrones diferentes.

Si tienes que entender algo, dibuja mandalas.

Cuando tengas que entender tus sentimientos, dibuja un autorretrato.

Cuando tienes que recordar tu estado, dibuja manchas de colores.

Si debes sistematizar tus pensamientos, dibuja celdas o cuadrados.

Cuando estés estancado y necesitas seguir adelante, dibuja espirales.

Cuando estés decepcionado, haz una réplica de una pintura.

Cuando estés desesperado, dibuja caminos.

Cuando tengas que recordar algo, dibuja laberintos.

Cuando necesites entender tus deseos, haz un collage.

Si tienes que recargar energías, dibuja paisajes.

Cuando tengas que concentrarte en tus pensamientos, dibuja usando puntos.

Para buscar una solución, dibuja olas y círculos.

Si necesitas concentración en una meta, dibuja cuadrículas y un blanco.

Sigue estos sencillos métodos y podrás liberar esa sensación que te agobia de a momento. Comparte esta información.