Ibuprofeno O Paracetamol, ¿Qué Me Podría Tomar?

Existen ciertos fármacos que administramos cada vez que sentimos alguna dolencia en nuestro cuerpo.

Sin embargo, lo hacemos casi que como un acto reflejo pues muy pocas veces conocemos sus componentes y no sabemos en qué momento es adecuado consumirlos.

Especialistas concuerdan en que el abuso al consumir mucho estos medicamentos, puede ocasionar efectos secundarios muy peligrosos, de hecho afectan al cuerpo a tal punto que puede ocasionar la muerte, por lo que es importante aprender a diferenciarlos.

Los medicamentos en cuestión a los que nos referimos, son considerados 2 de los calmantes más populares en todo el mundo. El ibuprofeno y el paracetamol.

Aunque sabemos que son calmantes y muy populares para tratar diversos malestares, hay que comprender que ambos son medicamentos muy distintos, con efectos positivos y negativos que varían entre sí. Aquí te enseñaremos a diferenciarlos.

DE ESTA MANERA DIFERENCIAMOS EL PARACETAMOL Y EL IBUPROFENO, APRENDE A AUTO MEDICARTE.

Los expertos y doctores avisan que ambos medicamentos no deben suministrarse a la ligera. De hecho, han explicado cómo afectan al organismo individualmente.

El ibuprofeno es un tipo de antiinflamatorio, el cual al igual que todos los medicamentos de ese estilo, causa gastritis y afecta el riñón, además hay un mayor riesgo en enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, el ibuprofeno es conveniente consumirlo con un protector gástrico.

El paracetamol por su parte, consumido en cantidades erradas tiene un efecto adverso sobre el hígado. Sin embargo se considera que este tiene un perfil de seguridad mejor establecido; error es considerarlo más seguro que el ibuprofeno, ambos tienen sus riesgos y límites.

De esta manera actúa el Paracetamol:

  • Bloquea dolores desde el sistema nervioso.
  • Por lo general se recomienda para dolores en donde no influye las inflamaciones.
  • Posee menor cantidad de efectos secundarios, sin embargo no es más seguro.
  • Los niños y adultos lo pueden administrar.
  • No produce inconvenientes gástricos.
  • Se puede suministrar con otros fármacos.
  • Sus efectos se hacen presentes, luego de la hora de suministrado.
  • Reduce fiebres y dolores durante al menos 4 horas continuas.

La dosis adecuada de paracetamol es entre 500mg y 1g por cada 8 horas, jamás debe superar 4 g al día. No se suministra a personas con problemas hepáticos debido a que su consumo en cantidades afecta al hígado.

El ibuprofeno por su parte, produce estos efectos:

  • Es un tipo de anti inflamatorio, sin esteroides.
  • Ayuda a reducir fiebres y dolores asociados a alguna inflamación.
  • Ideal para calmar los músculos.
  • Su efecto se hace presente en la primera media hora luego de consumirse.
  • Para los niños, debe ser dosificado
  • Reduce diversos dolores por al menos 6 horas.

Su efecto secundario más destacable es el daño estomacal. Si se consume durante 2 semanas continuas, forma úlceras en el aparato digestivo. Se recomienda siempre consumirlo mucho después de comer, no con el estómago vacío y acompañarlo con un protector gástrico.

En conclusión, El paracetamol debes suministrarse en caso de dolores de gripe, lesiones o problemas donde no influya alguna inflamación. El ibuprofeno es ideal para dolores de cabeza, fiebres, dolores menstruales, de muela, de músculos, artritis y todos aquellos malestares en los que influya alguna inflamación.